Consejos básicos para estudiar física en la universidad

El autor del artículo Raúl Sánchez Sellas, graduado en física por la universidad Autónoma de Madrid, nos trae una serie de consejos sobre el grado de física en las universidades. 

Este artículo está dirigido principalmente a todos aquellos que estén estudiando física en la universidad o se planteen estudiar el grado en física.

Según la Real Academia Española, la física es la “ciencia que estudia las propiedades de la materia y de la energía y establece las leyes que explican los fenómenos naturales, excluyendo los que modifican la estructura molecular de los cuerpos”, la cual es una idea muy cercana al concepto griego clásico de física o “φυσικη”. Si bien esta definición es correcta, en mi humilde opinión, no da una verdadera idea de la cantidad de ramas que tiene esta maravillosa ciencia que estudio.

En los institutos tan solo nos asoman a ese vasto campo de conocimiento y, si bien el trabajo y el esfuerzo de muchos profesores es encomiable, pocos alumnos llegan a interesarse por la carrera de física como tal. Quizá sea por saturación, porque no les llegan a transmitir lo bello que es ver el mundo con los ojos de alguien con avanzados conocimientos en física o simplemente porque les venden mejor las salidas profesionales de otras carreras. Sin embargo, cada vez sois más los que os planteáis estudiar esta carrera y nos preguntáis en las redes sociales si la recomendamos, qué consejos daríamos a estudiantes interesados en estudiarla, dónde recomendamos estudiarla, … El objetivo de este artículo es, principalmente, despejar dudas y dar un par de consejos por si alguno decidís, finalmente, estudiar esta carrera o la estáis cursando actualmente.

No quisiera que os llevarais una idea idílica de cómo es el grado en física, pues esta no sería para nada realista. Se trata de un grado de cuatro años en el que la carga de trabajo es dura debido a las entregas de ejercicios, trabajos, informes de laboratorio y exámenes que acompañan al conocido como “Plan Bolonia”. En muchas ocasiones, como en cualquier otra carrera, os parecerá que vuestros profesores se han puesto de acuerdo para pediros entregas o examinaros la misma semana. De hecho, se puede dar el caso de que tengáis varios parciales el mismo día. Se trata de una carrera dura y a la que no os recomiendo entrar si no tenéis muy claro que vuestra vocación es ser físico.

Sin ninguna duda, habrá momentos en los que dicha carga de trabajo os sobrepase. No pasa nada, no sois los únicos, vuestros compañeros se sentirán igual en algún momento de la carrera. Mi consejo a este respecto, aparte de procurar ir al día con las entregas, que es de Perogrullo, es que no dejéis de hacer aquello que os relaje. Conservad vuestras vías de escape de estrés. En muchas universidades se cuenta con servicio de deportes para los alumnos y, también, de atención psicológica. La práctica regular de deporte o los hobbies relacionados con el arte (dibujo, baile, teatro, música, …) o con la naturaleza repercuten positivamente en la actitud con la que se afrontan las dificultades y también en las notas. Además, aquellas actividades como el teatro o los clubes de debate, que implican defender una postura o hablar ante un público os ayudarán a tener más confianza a la hora de exponer trabajos ante vuestros profesores y compañeros. Os recomiendo, por tanto, que os informéis bien de qué asociaciones hay en vuestras facultades o campus una vez hayáis entrado en la carrera.

Es importante también tener buena relación con los compañeros. En muchas carreras, se fomenta un clima de competitividad insano que favorece comportamientos que, realmente, no benefician a nadie. Siempre que esté en vuestra mano, prestad ayuda a vuestros compañeros. Nunca se sabe cuándo vais a ser vosotros quienes necesitéis ayuda ni quién os va a ofrecer esa ayuda. Además, esto ayuda a la convivencia de la clase y una clase unida y con buena relación también ayuda a que los profesores cedan terreno.

Más importante que tener una buena relación con los compañeros es hacer amigos. Los amigos en la carrera son fundamentales. Son quienes mejor van a comprenderos y con quienes querréis celebrar cada asignatura aprobada.

Aprovechad todos los recursos de los que disponéis para estudiar y para practicar. Bancos de apuntes y ejercicios, bibliografía recomendada y academias serán vuestros mejores aliados a la hora de resolver ejercicios y preparar exámenes. En esta misma línea de aprovechar los recursos de los que disponéis, os animo a que uséis los cauces que os concede la universidad para defender los intereses de los estudiantes. Desde las delegaciones de alumnos, el consejo de estudiantes o desde las sectoriales como NUSGREM podréis velar por vuestros intereses y los de vuestros compañeros de forma efectiva y con más probabilidad de que se os escuche.

Es muy importante en esta carrera, y en prácticamente todas las carreras de ciencias, tener un buen nivel de inglés. La inmensa mayoría de los artículos, tesis y libros que consultaréis a la hora de hacer un trabajo estarán escritos en este idioma y, si vuestra intención es dedicaros a la investigación, colaboraréis con gente de muchos países tanto de la UE como de fuera de ella.

A aquellos que todavía estéis decidiendo a qué universidad ir, tengo unos pocos consejos que daros también. Hay universidades muy buenas para estudiar física en España y no estaría bien que yo os recomendara una en concreto. Os animo a que miréis los ránkings, los precios de matriculación, si os sale a cuenta desplazaros a otra ciudad o si, al contrario, vuestra ciudad ya tiene un buen grado en física. Mi consejo es que decidáis con vuestra nota de selectividad, vuestra cartera y teniendo en cuenta la reputación de la universidad. Yo, madrileño de la zona norte de la almendra central, escogí la Universidad Autónoma de Madrid por reputación y comodidad.

Para aquellos que estudiáis física en la UAM o queréis hacerlo en un futuro, tengo un último consejo. Tal y como está organizado el grado, es altamente recomendable que los dos últimos años de la carrera os los repartáis en tres años. Viviréis mucho más tranquilos, tendréis más tiempo libre y nadie os echara en cara tardar un año más en acabar la carrera.

Espero que este artículo os sirva un poco de orientación y que estos consejos os sean útiles para el futuro.

Jornada de acogida a nuevos alumnos UAM.
Raúl Sánchez Sellas, Universidad Autónoma de Madrid

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: