Entrevista al científico-divulgador Alberto Aparici

Un físico nos cuenta su día a día como divulgador

Hoy os presentamos al inaugurador de nuestra nueva sección “Diario de un físico”: Alberto Aparici, el responsable de divulgación y difusión del IFIC. Es doctor en Física por la Universitat de València y está especializado en física de partículas.

Durante la siguiente entrevista, nos hablará sobre su trayectoria como divulgador y científico, así como de la importancia y el papel que ejerce la divulgación científica actualmente.

 

NUSGREM: ¿Qué te impulsó a estudiar física?

ALBERTO APARICI: Pues cuando tenía 16 o 17 años tenía claro que quería estudiar ciencias, pero no sabía si física o matemáticas (sin saber realmente qué era ni una cosa ni la otra). Así que le pedí consejo a mi profesora de matemáticas y me preguntó qué era lo que más me gustaba de la misma y yo, al contestarle súper inocente que los logaritmos y hacer derivadas, me dijo: ¡Vete a física! Total, me metí en física sin saber lo qué es la física, y cuando llegué, descubrí que era un lugar maravilloso, la carrera que estaba destinada a mí: había sido la elección correcta.

N: ¿En qué momento de la carrera o de tu trayectoria te diste cuenta de que querías ser divulgador? ¿Cómo lo descubriste?

A: Fue una cosa muy paulatina. Tuvo que ver que durante la carrera, casi al final, y durante el doctorado, montamos un grupo de estudiantes en la facultad, llamado “Terapia de física” e íbamos a dar charlas en institutos. Estas, funcionaban muy bien porque los chavales estaban muy contentos, y yo, que jamás me había planteado ir a dar ninguna conferencia, fui a la primera y me sorprendió que a la gente le encantara. La cosa fue rodando y poco a poco me di cuenta que esto me encantaba porque aprendía cosas y se las explicaba a la gente. Luego surgió la posibilidad de colaborar con La Brújula , el programa de Carlos Alsina, en Onda Cero, cosa que funcionó bastante bien.

Cuando llegué al final de mi doctorado, descubrí que la investigación no era lo mío. Fue un momento un poco triste pero a la vez liberador. Así que pensé en intentar vivir de esto, sin mucha esperanza de que la cosa fuera a ir bien, de hecho, en ese momento me decía a mi mismo: “dentro de un año estaré buscando un trabajo de verdad”. Pero en realidad, no me hizo falta, creo que simplemente he tenido suerte: que en el instituto donde hice la tesis necesitaban a gente que hiciera esto, que la gente de Onda Cero se ha comprometido mucho con la sección y todo funciona muy bien, etc.

N: Háblanos un poco más del programa de La Brújula de la Ciencia, ¿en qué se basa lo que hacéis más o menos?

A: Pues básicamente cada semana intento encontrar un tema que sea interesante de ciencia y preparamos un programa donde explicamos lo básico de este tema. La sección ha cambiado con el tiempo, antes duraba unos 8-9 minutos fijos y ahora que el programa es más corto, la sección es más breve, pero se entra en tertulia. La dinámica es muy diferente porque antes simplemente nos preparábamos el guión y lo contábamos, pero cuando estás en una conversación, en cualquier momento te pueden interrumpir para preguntarte sobre cualquier cosa, cosa que me parece muy divertido, aunque cuando tratas de hilar un argumento complejo que tiene varios pasos, a veces es contraproducente. Es por esto que hay que estar en una especie de alambre entre una dinámica divertida y a la vez seria para que se puedan explicar y entender bien los conceptos.

N: Tenemos entendido que también colaboras con Jot Down, ¿podrías comentarnos un poco en qué consiste esta colaboración?

A: Pues intento escribir sobre cosas de ciencia que a ellos les pueda parecer interesante. Jot Down es una revista con mucha personalidad, si no la habéis leído nunca, es una revista que se precia de hacer entrevistas muy largas y de tener artículos bastante literarios. Entonces, trato de encontrar temas que yo pueda desarrollar en un formato parecido al que la revista tiene.

Algunos ejemplos de lo que he escrito para ellos son: un artículo sobre materia oscura, una especie de recordatorio de cómo había sido la vida de Vera Rubin cuando murió o un relato sobre el infinito y la paradoja de Banach-Tarsky.  Es una revista con una idiosincrasia muy particular, solo hay que encontrar cosas que funcionen, y yo creo que nos estamos desempeñando bastante bien.

N: ¿Cómo comenzaste a vivir de la divulgación?

A: Al principio la sección que hago en Onda Cero la hacía porque me gustaba mucho que la ciencia estuviera en la radio.

Para mí, esto es un tema de responsabilidad social. Yo soy científico, sé una serie de cosas que me parecen interesantes, que creo que nos ayudan a tener una visión más amplia del mundo en que vivimos, y veo que en los medios​ ​esos temas están poco representados. Pienso que hay una parte de la sociedad​ ​que debe ser como yo, que le interesa aprender sobre esta cosa que llamamos​ ​”universo”. De alguna manera, creo que lo que hacemos es visibilizar ese​ ​interés. Y si además conseguimos que alguien que nunca se lo había planteado​ ​se interese, pues ¡mejor que mejor!

Pero bueno, en un momento dado, le planteo a Onda Cero si la colaboración, que ya llevaba cierto tiempo, podría ser remunerada, como autónomo. A partir de ahí empecé a cobrar algo por hacer divulgación. Poco después, me contrató el IFIC.

N: ¿Para ti, cuál es el perfil del divulgador? ¿Qué consejo le darías a un divulgador novato?

A: El divulgador se diferencia del investigador en una cosa: al segundo le encanta aprender cosas nuevas y averiguarlas él.  A mí como divulgador, no me importa no haber averiguado yo las cosas, soy muy feliz aprendiendo las cosas que otros han descubierto. Al divulgador le tiene que gustar aprender y explicar las cosas que aprende, si eso te agrada puedes ser divulgador.

Más allá de eso, yo le expresaría a un divulgador novel que siguiera su instinto, que no hay una sola manera de divulgar. Podría dar muchos consejos sobre cómo divulgar, pero siempre sería “cómo hago yo la divulgación”. Cada cual tiene que encontrar​ ​su propio estilo. Por ejemplo, a mí me gusta mucho sentir el descubrimiento, el “subidón” de cuando descubres cosas nuevas, pero hay gente que lo enfoca de otra manera. Así que le diría que encuentre su propia fascinación por la ciencia y que la desarrolle.

N: ¿Cómo ves la divulgación científica en España? 

A: Yo creo que ahora la divulgación está en una fase de profesionalización progresiva, esto significa que, cada vez hay más gente que vive de la divulgación en España (cosa que hace 5 años parecía muy difícil). Europa está empujando para que haya más comunicación y divulgación, por lo que cada vez hay más dinero dedicado a la divulgación proveniente de la Unión Europea y de España.

Colaborar con un centro de investigación es una buena opción si quieres ​​dedicarte profesionalmente a esto. Como científicos somos especialistas en​ ​alguna disciplina, y tiene todo el sentido desarrollar tu profesión en un sitio donde se investigue en esa disciplina. Los centros necesitan que sus comunicadores entiendan lo que están comunicando,​ ​así que es una relación buena para las dos partes.

Por otro lado hay que tener en cuenta que los centros están interesados ​​sobre todo en visibilizar lo que ellos hacen, así que es buena idea mantener​ ​proyectos independientes, en los que puedas hablar de la ciencia que más​ ​te interesa de la forma que tú creas más oportuna. Internet y las redes ​​sociales ofrecen muchas alternativas en ese sentido. Ser un completo ​​freelance, vivir sólo de hacer divulgación a tu manera, es complicado; no es​ ​imposible, pero es una vida ajetreada. Siempre ha sido así con los freelances.​ ​

Personalmente, a mí me gusta mi modalidad, pues domino la física que se hace​ ​en el centro donde estoy trabajando, por lo que puedo hablar con cierta propiedad, y además, tengo otros proyectos en los que hablo de otras cosas más ampliamente y estoy todo el día aprendiendo.

N: ¿Cuál crees que es el futuro de la divulgación?

A: Veo a la divulgación creciendo. Cada vez hay más y más formatos distintos, pero hay mucha gente, a veces gente buenísima, que tiene problemas para vivir de ello. Aun así, creo que la divulgación tiene un buen futuro: en los centros de investigación seguro, y también en los medios de comunicación.

También veo cierta brecha generacional. Creo que las generaciones más jóvenes​ ​tienen más claro que la divulgación es importante y que hay que gastarse dinero para hacerla bien. En los medios de comunicación sucede un fenómeno​ ​curioso: están apostando por la divulgación, pero a veces me parece que no​ ​terminan de entender lo que la divulgación es. Entiendo que esto tiene que​ ​ver con otra brecha: la de ciencias versus letras, que es una brecha que nosotros podemos ayudar a cerrar, porque vivimos en este mundo intermedio​ ​en que hay que conocer los conceptos pero también las técnicas para contarlos​ ​de manera que lleguen a la gente. Creo, en cualquier caso, que tiene mucho​ ​mérito que en un ámbito y en otro se esté dando un voto de confianza a los​ ​divulgadores a pesar de estas diferencias de criterio. Es sano que haya​ ​varios puntos de vista.

En resumen, yo creo que hay buen futuro para la divulgación, pero hay cierto​ ​camino por recorrer para rellenar esas diferencias. Creo que a medida que vayamos haciendo ese camino los divulgadores sentiremos que podemos desarrollar​ ​un trabajo más libre y los que nos pagan sentirán que esa comunicación les​ ​representa mejor. Eso lo iremos consiguiendo a medida que las diversas comunidades se vayan mezclando: la de medios de comunicación y divulgadores,​ ​la de científicos “duros” con la de divulgadores, etc. Algunas de estas mezclas​ ​ya están sucediendo, pero hasta que las diversas comunidades no se comprendan será difícil que se coordinen bien. Pienso que ya estamos en ese​ ​proceso, y soy bastante optimista al respecto.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Entrevista al científico-divulgador Alberto Aparici”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: