Haumea y los planetas enanos transneptunianos

Más allá de Neptuno hay una gran cantidad de objetos flotando en la oscuridad del extrarradio del sistema solar, formando un gigantesco anillo de rocas y hielo en rotación alrededor del sol. La mayoría de estos objetos no son fáciles de detectar desde la tierra, pero hay algunos que debido a su gran tamaño y al ingenio de los astrónomos son descubiertos. Hablamos de los planetas enanos. Actualmente conocemos cinco: Plutón, Eris, Makemake, Haumea y Ceres. Aunque este último, Ceres, en realidad se encuentra en una órbita entre Marte y Júpiter.

 

1000px-TheTransneptunians_Size_Albedo_Color.svg
Ilustración de tamaños relativos, color y albedo de los principales objetos transneptunianos. Fuente: Wikipedia

 

Plutón fue el primero de los objetos transneptunianos en ser descubierto. En este artículo sobre su condición de planeta enano ya hablamos un poco sobre él, y fue en 2006 cuando se le cambió su categoría de planeta por la de planeta enano. Recordemos que un planeta es un cuerpo celeste que cumple tres condiciones principales:

  1. Orbita alrededor de una estrella.
  2. Debe tener suficiente masa para que la gravedad lo haya redondeado.
  3. Ha limpiado su órbita de otros objetos.

Al no cumplir la tercera característica, Plutón fue reclasificado como planeta enano. Esta nueva categoría resultó ser la indicada para otros cuerpos celestes que se comenzaban a encontrar. En 2005 se observaron dos objetos en el cinturón de Kuiper que encajaban a la perfección en esta defición: Eris y Makemake. Una vez localizados, la manera de observarlos que idearon los astrónomos para determinar sus dimensiones, forma y albedo (fracción de luz reflejada) fue la de una técnica llamada ocultación estelar, que consiste en observar el objeto cuando pasa por delante de una estrella. El proceso es bastante complicado, ya que además de conocer la órbita que seguirá el cuerpo, tiene el inconveniente de que sólamente es observable desde puntos muy concretos del planeta.

Eris fue estudiado en 2005 con esta misma técnica, para observar la ocultación se usó el telescopio espacial Hubble. Sin embargo, Makemake fue estudiado por un equipo español del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) liderado por José Luis Ortiz en abril del 2011. Estos estudios revelaron el tamaño aproximado y la densidad de los planetas, e incluso la presencia o no de atmósfera.

El último en ser estudiado ha sido Haumea, y también ha sido el mismo equipo del IAA-CSIC encabezado por José Luis Ortiz quién ha determinado las características del pequeño planeta. Aunque fue descubierto simultáneamente por el equipo del IAA-CSIC y por un equipo en Caltech (EEUU), el descubrimiento se le atribuye al equipo español dechado en 2003.

 

 

2017-06-07303a-haumea_290
Interpretación artística de Haumea con sus anillos con las proporciones correctas. Fuente: IAA-CSIC

 

 

Tras varios años de investigación, el equipo del IAA-CSIC concluyó el estudio de Haumea del 21 de enero de 2017, aunque no fue hasta hace unas semanas cuando publicaron sus conclusiones, concretamente el 11 de octubre. Se encuentra a unos 7.5607×109 kilómetros del Sol, eso son aproximadamente 7 horas luz, y tarda 284 años en dar una vuelta alrededor de nuestra estrella. Por lo tanto, su distancia hasta nosotros es enorme, ¡más de 50 veces la distancia de la tierra al sol!

Lo primero que llama la atención de este planeta enano es que no tiene una forma esférica, sino que más bien posee una forma elipsoide y mide 2320 km por su lado más largo.. Esta deformación se debe a su rápida rotación, que dura 3,9154 horas. Debido a su gran masa, de aproximadamente 4,006 x 1021 kg según los cálculos realizados, su alta velocidad de rotación hace que el planeta se deforme.

Pero sin duda, la característica más sorprendente descubierta ha sido la de que posee al menos un anillo formado por hielo de agua y pequeñas rocas, algo que ha sorprendido a los astrónomos de todo el mundo. Hasta ahora, se pensaba que los anillos planetarios eran poco comunes, y que además estaban reservados a planetas mucho más grandes que la tierra, por lo que el descubrimiento sitúa a Haumea en el punto de mira como candidato para futuras misiones espaciales.

 

Referencias:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: